martes, 1 de noviembre de 2011

Aspectos ambientales de la electrometalurgia del cobre.

Las características que hacen más ventajoso utilizar la lixiviación en el proceso de elaboración del cobre, radica fundamentalmente en su bajo costo respecto del proceso convencional de concentración, fundición, refinación y también el resultado es de cátodos de cobre de más alta pureza, aspecto fundamental en la venta del mineral, por lo que el 99,999% de pureza que se consigue con este proceso mejora el precio en los mercados internacionales y hace más sustentable este negocio.
El proceso de lixiviación, también resulta ser más favorable debido a que el metal vendible de alta pureza puede ser producido en la mina. Esto es especialmente atractivo para los pequeños y medianos productores que no tienen sus propias instalaciones de fundición y refinación.
También es una ventaja de la obtención de cobre por medio de solventes, el hecho que no es necesario una etapa de fundición como en el proceso convencional, lo que evita la emisión de gases tóxicos al medio ambiente. Es más, el proceso de lixiviación en pila es generalmente considerado como de bajo impacto ambiental, siempre que la base de las pilas y piscinas estén equipados con plástico impermeable o con revestimientos de arcilla.
En su significado más general, es un proceso de lavado del suelo por filtración de agua.
El material proveniente de la tronadura de los suelos de la mina, que se presenta en forma de óxidos, son llevados y ordenados en formas llamadas pilas, las que se mojan con mangueras y aspersores que rocían una solución de agua y ácido sulfúrico, que disuelve el cobre presente en forma de sulfato de cobre, se purifica y se concentra antes de ser llevado a la Electroobtención, proceso que consiste en una electrólisis que recupera el cobre de la solución proveniente de la lixiviación, produciendo cátodos de una pureza de 99,999%.

Los impactos generales de la minería sobre los ecosistemas.
La actividad minera produce en los ecosistemas impactos de diversa intensidad y puede llegar a ocasionar la destrucción del hábitat, su fragmentación o la alteración de sus características naturales.
Los efectos nocivos que puede generar la industria minera sobre el ambiente pueden traducirse en la pérdida de vegetación por la emisión de cargas contaminantes al aire y al agua, y procesos de erosión acelerados. Es un error creer que la pérdida de vegetación de pradera, o herbácea, es menos importante que la pérdida de bosques, pues esto olvida el papel amortiguador que tienen estas formaciones vegetales frente a los procesos erosivos y como una parte sustantiva de la cadena alimenticia de las especies animales.
Las explotaciones a cielo abierto en gran escala pueden reducir la vegetación a islas demasiado pequeñas y poner en riesgo la existencia de algunas especies animales y vegetales.
Los cuerpos de agua pueden ser afectados bien sea por la generación de aguas ácidas, como por la presencia de sólidos en suspensión que al aumentar la turbidez, disminuyen los rangos de luminosidad, afectando los procesos biológicos de fauna y flora que habita en los medios acuáticos.
La fragmentación del hábitat puede ocasionar la huida o desaparición de determinadas especies animales. Por lo general las de mayor tamaño como los mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces, huyen cuando se producen una alteración drástica de su hábitat; en el caso de especies menores como los invertebrados, puede producirse su muerte en razón de su escasa movilidad.

Impacto sobre el medio suelo
·         Remoción incontrolada de la capa vegetal y deforestación, como consecuencia de las actividades realizadas en las etapas de construcción de instalaciones, vías de acceso, tendido eléctrico.
·         En la fase extractiva, la explotación de cielo abierto puede abarcar considerables extensiones, cuando la tecnología, las condiciones económicas del explotador y las características del yacimiento requieren de una explotación extensiva.
·         Procesos erosivos incontrolados.
·         Cambios en el paisaje, como consecuencia de la construcción de instalaciones y el gran movimiento de tierras.
·         Alteración en el drenaje.
·         Absorción de contaminantes transportados por vía aérea y luego depositados en el suelo.

Impacto sobre el medio agua
·         Agotamiento de las fuentes de agua, por deforestación.
·         Captación y acumulación monopólica de los derechos de agua.
·         Cambios de la hidromorfología debido a la reclasificación y movimientos de tierra.
·         Contaminación de acuíferos (napas).
·         Alteración de la mecánica de las corrientes de agua.
·         Contaminación con metales tales como mercurio, cadmio, o compuestos de cianuro.
·         Drenaje ácido de minas, cuando las aguas de un PH muy bajo se movilizan fuera de las áreas de depósito y control. Un nivel menor de 5 es nocivo para la mayoría de las plantas.

Impacto sobre el medio aire
·         Contaminación del medio aire por la dispersión de sólidos en suspensión emitidos en cualquiera de las etapas de la producción.
·         Generación y transporte de nubes de lluvias ácidas por captación incompleta de humos en el manejo de minerales sulfatados.

Impacto sobre las personas
Los potenciales impactos negativos más importantes de la actividad minera sobre la salud de las personas y el medio ambiente pueden expresarse en:
·         Patologías de carácter ocupacional.
·         Pneumoconiosis de distinto tipo: por carbón, por sílica, oxido de hierro etc.,(conocidas antes como antiguas antracosis, silicosis y siderosis).
·         Problemas y patologías respiratorias y oftalmológicas en la población circundante.
·         Problemas nerviosos (stress) en la población circundante, generados por ruidos, vibraciones, polvo y cambios del paisaje. La sola presencia de estos agentes, produce percepciones negativas en la población.
·         Desocupación y desarraigo laboral

Por Sebastián Alvial

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada